jueves, 5 de noviembre de 2009

4. Historia de una carpintería

Un clavo que estaba siendo enterrado en un pedazo de madera, llego a clavarse tanto un dia que de repente la penetro. No llego al punto de salirse por el otro lado, pero si se quedo muy en el fondo, enterrado, asentado. Tanto asi, que para este pedazo de madera de diez centimetros de grosor no ha habido solucion hasta la fecha para poder sacar el clavo. Y tanto, que el clavo que hay se quedo, a pesar de los intentos, aun sigue hay enterrado y lo que es mejor, sin ganas de salirse; porque cada vez que intentan sacarlo se reusa formidablemente y se aferra a su pedazo de madera, que a su vez tambien se reusa a no dejarlo salir.

No hay comentarios: