lunes, 4 de octubre de 2010

13. Confidencial

Mary Dickens nunca viajo al océano. Eso algo que nadie supo. Ese día estaban tan ocupados, viendo novelas, que por ello jamas se enteraron.

viernes, 9 de julio de 2010

12. Sorpresa a la Espera

Algún día, sonara pió-pió. Entonces, nacerá un pollo. Espero, no suceda un domingo. Sinceramente, quisiera estar hay para verlo.

11. El Reconcomio

Lo que más me dolió después de todo, fue recordar que estoy haciendo un cuadro porque Alejandro no se ha muerto.

10. El Ultimo Recuerdo

Siempre cruzaba la puerta verde, y penetraba su lúgubre espacio para escuchar sus palabras una a una; dentro de las cuales me decía cada rato: “El día en que despiertes, ese día me voy a morir”

jueves, 8 de julio de 2010

9. Percepción de un Oficio

De noche se encuentra parado en la entrada. Esta designado para realizar lo mismo una y otra vez. Quiéralo o no, repite las mismas palabras; cuando van hacia afuera o hacia adentro.

Dentro de sus obligaciones, su mover es único y repetido. Puede llevar años, o quizá meses; sin embargo, la monotonía es algo que le ha acompañado desde el principio de sus labores.

Y habla, mas sus palabras son como salidas de una maquina. Cosas que ya se habían escuchado antes. Aparte, lo único que hace es desordenarse un poco. Dice cosas extrañas a su oficio y no le habla a aquello que es común en su función. Habla a otro; otro también con misión exacta. Es su pequeño rato de flexibilidad.

Así se le pasa el tiempo. Su turno es largo, como el reloj y el tiempo mismo. Bosteza una y otra vez, tiene sueño; mas aun le faltan horas de lo mismo. Su único oficio, es el de encontrarse parado en la entrada; de noche, esta noche.

miércoles, 26 de mayo de 2010

8. Melancolía

Era tarde. Caminaba por la calle con su mente en la mano. Se vende, decía, igual que la moto de otro cuento. Trescientos pesos, muy poco para su cantidad de producción de ideas; pero era mejor así, quedarse sin mente y ganarse lo de un chocolate. La calle estaba oscura, hacia frio. No había compradores por ninguna parte. Su resignación, tener que volver a casa de nuevo con su mente. Seguía caminando.

El tiempo corría. De repente, comprendió que todo había acabado. Abrió la tapa de su cabeza, quito el letrero de se vende y guardo su mente nuevo. Hacia más frio, era casi de madrugada. Emprendió su regreso, triste, cabizbaja. Mañana en la mañana, saldría a intentar venderla de nuevo. Ojala esta vez si tuviera resultado.

domingo, 4 de abril de 2010

7. Mi mejor amigo

Sale de noche a visitarme, de no se donde, a la hora de dormir, y me abraza. Cuando me abraza siento que se va a estallar el mundo. Y de día, de día también me visita. Es la visita mas esperada desde que me acuesto a dormir. Es dulce y amable, y el caballero mas grande de la historia de la humanidad.

De noche, cuando solo hay ciertos ruidos, me arrulla con su canto hasta salir el alba; y cuida de mi sueño para descansar. Y entre otras cosas, me dice que me ama. Y así como de día, cuando me acompaña a todas partes, tan solo se dedica, en medio de todo lo que hace, a amarme a mi.

Es dulce ya dije y fuerte, y el compañero perfecto de mis noches y mis días. Mi amigo, mi amado, mi amante, mi nada, mi todo, mi algo y ninguno, aquel que me ha enamorado hasta hacerme delirar... Se llama Jesús.

6. Negocio

- Mire hermano, la vuelta es la siguiente: Mañana, atacamos la embajada
- Y si nos pezcan?
- No se, pienselo, y cuando la tenga clara, me cuenta
Y se fue

viernes, 29 de enero de 2010

5. El Hombre de la Luna

" Mientras que el hombre de la luna barre su casa, yo busco la manera de preparar un viaje. ¿Que Irónico, no? El trabaja todo el tiempo, yo no hago nada. El si es un obrero de verdad. A veces me da envidia!!!."
Att: Una Antojada Advenediza...


Cuando llama a molestarlo, el con su escoba en la mano le contesta: tan solo no es nada. Y mientras que ella anda intentando inundar el planeta, el tan solo barre y barre mientras la espera. A veces se pregunta, ¿como es que soporta tanto? y mas aun, ¿de donde le sale tanta paciencia?; pero el jamás le responde y tan solo aduce que la paciencia es suya, y que el que no lo sabe es el (el siempre se pregunta como es que ella lo aguanta y aun sigue hay), y no ella.

A veces, quisiera que con su maquina lunar, saliera a visitarla, así como esa vez que la acerco hasta la tierra dejando su cama a la deriva. Y que quizá se quedara para tomar te con ella, o mejor chocolate, chocolate caliente, así, como en la luna. También, que juntos armaran un nuevo rompecabezas con piezas de ambos; y al partir cada uno se llevara una parte, y al volver a verse en la tierra o la luna, mutuamente las juntaran y volviera a ser uno. Y volvieran ser uno... como un día, no se cual, un hombre de la luna y una princesa dicen por hay que serán uno

Y también quisiera que se cansara de ella (que extraño, ¿no?), eso lo ha intentado una y mil veces, pero jamás sucede, jamás. Aunque lo quiera, no pasa. Después de todo, y después de tanto tiempo de lanzar bombas, de atacar de frente, de escribir sentencias, de irse y volver, de olvidar su nombre, de gritar muy fuerte, de buscar veneno, de sacarlo, esta es la hora que aun no logra hacer que se valla. Y a medida que lo intenta ha llegado a comprender que jamás se ira.

Como Hombre de la luna, ella se ha dado cuenta que el ha adoptado la paciencia para esperar eternidades, ha adquirido la fuerza para llevar el mundo, y a logrado la capacidad para aguantarlo todo, entre esas, para aguantarla a ella; para seguir soportando su extrañeza y no salir corriendo ante su locura.

Ha!, tan solo quisiera irse a vivir a la luna, es un lugar tan bonito… Tener la paciencia…. O bueno, llenarse de paz y mansedumbre para esperar que el hombre de la luna tenga vacaciones, bueno, si es que eso es posible; haber si viene hasta acá… jajaja… (Bueno que no se le noten las ganas de volver, jajaja)

Que igual, ella debería estar trabajando como el por un mañana mejor, por su futuro; en vez de intentar andar planeando viajes para los cuales no esta preparada aun. Ella debería barrer su pequeño planeta y tenerlo impecable como el lo tiene. Debería estar preocupada por coordinar con Dios en vez de meterse en vaca locas, porque sin su permiso, ni viaje, ni planes. Debería….

Debería tomarse las cosas con calma y vivir la vida frescamente, tal cual como lo hace el; se la pasa barriendo tranquilamente la luna sin molestar a nadie, sin inmutarse (eso es desagradable aunque necesario), caminando lento pero seguro, haciendo bien su trabajo (y por ello ganándose su admiración)

Y bueno, ya que cito lo que hace y lo cito a el, me atreveré a decir quizá la única cosa que piensa de el si le pidieran algún día explicarlo o mejor aun describirlo: “El hombre de la luna, tiene un corazón digno de toda mi admiración, de todo mi respeto y de todo mi cariño (aunque con el no hable de eso, y quizá el no lo acepte si se llegara a enterar )”. (tal parece que lo quiere....)